Tras el guion, Chechenia y el relato de la represión

Tras el guion, Chechenia y el relato de la represión

La nueva normalidad ha llegado y de su mano lo ha hecho también el teatro. Tras meses de paro en el mundo de la cultura son numerosos los teatros que han decidido volver al ruedo y esforzarse por mantener viva la escena española. También las compañías y sus profesionales, que en una situación desfavorable han decidido darle vida a sus funciones.

Un ejemplo es ‘Chechenia Cassandra‘, una obra que se encuentra en estos momentos en el Teatro de las Aguas y que todos los viernes realiza un espectáculo lleno de realidad y emoción. La obra narra la represión chechena contra la comunidad LGTBI, una historia de supervivientes que se encontraron en el centro de la conocida como ‘purga gay’. Hoy hablamos con Pedro Martín Cedillo, escritor de la obra.

¿Por qué empezaste a escribir y quienes han sido tus maestros?

La escritura llega con la necesidad. Al terminar la carrera de Arte dramático, creo una asociación cultural con dos amigas de la universidad. Queremos poner en escena ideas propias y, para ello, nos vemos en la necesidad de ser nosotras las que tenemos que enfrentarnos a la creación desde la escritura con las nociones básicas que hemos aprendido durante la carrera. Con los años, esa necesidad inicial se ha convertido en otra necesidad: la de dar voz a aquellos que no tienen la oportunidad de hablar.

Durante los años posteriores, decido formarme en cursos y talleres con grandes maestras y maestros de la dramaturgia actual: Laila Ripoll, Juan Mayorga, Alberto Conejero, María Velasco, Matías Feldman, Alejandro Tantanian, José Padilla… y un largo etcétera de grandes nombres cuyos trabajos admiro notablemente.

En estos momentos te encuentras en el Teatro de las Aguas con «Chechenia Cassandra», háblanos de porqué te decidiste a escribir esta obra.

Como decía anteriormente, surge de la necesidad de dar voz a aquellos que la sociedad ha dejado de lado. En este caso, al leer el testimonio de Maxim Lapunov, uno de los supervivientes de los secuestros, torturas y asesinatos que el gobierno de Chechenia, liderados por su presidente, Kadyrov, lleva a cabo en pleno siglo XXI bajo una limpieza a la que ha dado por nombrar como «purga gay» para la sociedad chechena. Esta injusticia me mueve por dentro para poner en escena este conflicto que demuestra que los derechos humanos se siguen vulnerando a causa de la orientación sexual de los ciudadanos.

Tu trabajo tiene un fuerte componente social, ¿a qué se debe?

El artista vive en un contexto social que no le es ajeno. Soy consciente, cuando escribo, de las injusticias sociales de nuestro tiempo. No puedo desentenderme de todo aquello que, como ciudadano, me mueve por dentro. La obra de teatro, desde un sentido pedagógico, también es una herramienta de lucha en busca de una mejora social. Al menos es mi forma de entenderlo, por lo que se hace bastante notable desde el momento que me enfrento al texto.

¿Cómo fue el proceso de escritura?

En este caso, el proceso de documentación fue fundamental. El texto dramático se construyó a partir de testimonios de supervivientes de esta represión social, la lucha de colectivos LGTBI, declaraciones del mismo Putin, entrevistas a Kadyrov… Todo ese proceso de documentación es sobre el que, posteriormente, se cimentó la fábula dramática. Las declaraciones de Lapunov se sumaron a las noticias de la desaparición del cantante checheno Zelimkham Bakaev, detenido, torturado y asesinado impunemente por el gobierno checheno.

¿Crees que existen paralelismos entre lo narrado en la obra y la sociedad actual?

Cada conflicto planteado en los personajes de la obra se han desarrollado a partir de testimonios de diferentes historias encontradas en el proceso de documentación. Como se suele decir, «la realidad supera a la ficción». Actualmente, HBO ha sacado en su programación un documental titulado «Welcome to Chechenya», que sigue la lucha del colectivo LGTBI ruso para poder denunciar a nivel mundial esta situación. 

«Chechenia Casandra» se alimenta de la realidad para construir una historia ficcionada mientras el documental «Welcome to Chechnya» narra la realidad que se está viviendo actualmente en la sociedad rusa y que puede encontrarse en otros países, como está ocurriendo también en Polonia.

¿Cómo crees que el arte puede ayudar a luchar contra las amenazas a los derechos humanos?

El artista tiene la posibilidad de reivindicar en su obra aquello que le duele. Y la pérdida de derechos humanos es una realidad en muchos países. La obra de arte posibilita el poder visibilizar las injusticias que el artista se encuentra en la sociedad. Por ello, con «Chechenia Casandra» intento dar a conocer una realidad más cercana de lo que podemos creer.

A nivel teatral, ¿cuáles son tus sensaciones con «Chechenia Cassandra» y qué es lo que se va a encontrar el espectador?

El espectador se va a encontrar con una obra que le moverá por dentro. Aunque habla de una situación social concreta, la historia no es ajena a nadie: habla del amor, los conflictos en cualquier pareja, la amistad, la necesidad de luchar por un mundo mejor, la pérdida de un ser querido, la cobardía, el miedo… La puesta en escena del director, Paris Martín, que también tiene un papel en la propia obra, es íntima y muy poética. Y lo mejor de la obra: el trabajo actoral. Sergio Colón, Paris Martín y Álvaro Ingelmo realizan un trabajo veraz, humano y sobresaliente encarnando estos personajes que se abren el corazón y el alma sobre el escenario.

Las entradas pueden ser adquiridas aquí.

https://www.atrapalo.com/entradas/chechenia-casandra_e4845704/

Jor Jiménez García

Journalist | Screenwriter | Producer - Truth seeker & spiritual explorer - Metaphysical writer [JJG]: 3 Books

Deja un comentario

Cerrar menú