BLACK MAN WHITE SKIN, la persecución canibal del hombre libre

BLACK MAN WHITE SKIN, la persecución canibal del hombre libre

Las tempestades van y vienen, pero los asesinatos y la crueldad humana siguen resistiéndose frente a nuestros ojos.

Jamás me hubiera percatado en que las creencias y la magia justificasen una persecución infrahumana y cuanto menos improcedente en pleno siglo XXI, de no ser por Black Man White Skin. Un documental cercano y unificador estrenado en 2015 que enseña y denuncia el abismo que llevan viviendo los albinos en África por muchos años.

José Manuel Colón realiza un arduo trabajo por más de 5 años de viajes e inestabilidad buscando su propia denuncia social a una situación, que como historiador y periodista atañe más desolación que lágrimas. Sí, a los albinos se les mata, se necesitan partes de sus cuerpos para pócimas de la «buena suerte», brujería oscura que les utiliza como materias primas de mafias y compradores. Pero es el sol su principal verdugo, su esperanza de vida no alcanza los 30 años, pues el cáncer de piel ataca a la gran mayoría.

Su vida se convierte en algo aterrador a ojos del espectador, pero Colón nos muestra ambas caras en su película, aún existen soluciones, pronósticos y formas de denuncia a través del esfuerzo, la dedicación y la solidaridad. Además, dos datos más que nos acercan a esta película, es que, gracias a su estreno, la UNESCO ha declarado el 13 de junio ‘Día Mundial del Albino’, coincidiendo con el ‘Día Mundial del Cáncer de Piel’. En Tanzania, se aprobó consecuentemente una ley por la que se persigue a los traficantes de órganos y partes del cuerpo de los albinos, habiendo sido detenidos más de 200 brujos que comerciaban con extremidades de las víctimas.

Todo un logro para ser el primer documental que estrenó el director español para Netflix. 

Y es que, que nazcamos en España o en África solo difiere en unos cuantos kilómetros, el que nace en Cádiz, a nada estuvo de nacer en Marruecos, por ejemplo. Nada nos diferencia al ser de un país u otro pues no elegimos dónde ni cómo venir al mundo, la única divergencia está en las diferentes oportunidades que ofrece nuestro entorno al existir. ¿Es acaso la suerte, la economía, la política o el territorio lo que queremos que nos defina? Todos poseemos la misma capacidad de visión, se nos enseña y nosotros elegimos qué queremos ver, pero todos somos iguales sin fronteras. Si fuésemos capaces de quitarnos la venda impuesta en nuestros ojos, la discriminación y el color de la piel, serían solo palabras de un diccionario olvidado y enterrado con el tiempo.

Netflix ofrece la ventana a un tema necesario de ver y respaldar que transcurre entre Tanzania, España y el sur de Francia, lugares en los que esta realidad se sigue viviendo. Con el apoyo de diversas asociaciones, ONGs, médicos, el gran cantante Salif Keita, el modelo Shaun Ross, Didi Rodan y sus dibujos de arena, Rubalcaba o incluso la participación de equipos de fútbol como el Real Madrid C.F. y el F.C. Barcelona organizando un partido en pleno Dar Es Salaam entre otros. Colón obtiene lo que todos necesitábamos para sentir estas vivencias como propias: testimonios, historias, ejemplos, deporte, sueños y esperanza de que esto acabe algún día.

«El albino que nace en la África negra tiene que luchar contra tres cosas. La primera, que al nacer no sea asesinado por su propia madre, presa de la superstición de que ha dado a luz un ser endemoniado, hechizado o que traerá desgracias. La segunda, que, a pesar de ser aceptado por sus padres, no caiga en las redes de las mafias que los mutilan para comerciar con partes de su cuerpo a cambio de obtener buena suerte. Y la tercera, que sobreviva más allá de los 25-30 años a un cáncer de piel por la exposición a la luz solar». – José Manuel Colón

VER EN NETFLIX

Jor Jiménez García

Journalist | Screenwriter | Producer - Truth seeker & spiritual explorer - Metaphysical writer [JJG]: 3 Books

Deja un comentario

Cerrar menú