LA PELÍCULA DEL AÑO

LA PELÍCULA DEL AÑO

Iba con demasiadas expectativas al cine, y para nada me ha dejado indiferente. La nueva película de Todd Phillips, Joker, ha sido un bombazo con todas las letras. Es una película que sorprende, conmueve y excita al espectador, gracias a la gran interpretación de Joaquin Phoenix, la asombrante fotografía de Lawrence Sher y al increíble guion de Todd Phillips y Scott Silver.

Personalmente, he podido sentirme algo identificada con el personaje de Arthur Fleck, interpretado por Joaquin Phoenix. La película nos muestra los desencadenantes que llevan a Arthur a convertirse en un villano, lo cual yo no tengo tan claro. ¿Realmente el Joker es un villano?;  sin ningún spoiler, voy a intentar plantear la cuestión. Arthur Fleck es un hombre de unos 40 años que vive con su madre, la cual está enferma. Éste se gana la vida de comediante callejero, haciendo de payaso en las calles de Gotham, aunque su sueño es llegar a ser un comediante profesional y conocido. Se puede definir a Arthur como un hombre desgraciado, que no ha tenido ni tendrá ninguna suerte en la vida, y que todos los días se enfrenta a insultos, palizas y vejaciones de terceros. Ahora bien, para reconducir sus emociones decide hacerse inmune a ellas, de la manera más violenta y brusca posible. No tiene casi nada que perder, así que decide perder lo poco que le queda, su falsa modestia y gentileza.

Tras este resumen de quién es realmente el personaje del Joker, me atrevo a decir que en su situación, a todos se nos iría un poco la cabeza, como bien dice él, ‘el mundo cada vez está más loco’. ¿Quién soportaría tanto dolor sin cortarlo radicalmente? ¿Quién sería capaz de estar soportando ser ridiculizado por la gente día tras día? ¿Quién sabe realmente como se siente alguien que padece una enfermedad mental como Arthur? Solo quien lo vive y lo experimenta sería capaz de responder a estas preguntas. El ser humano está hecho para sufrir, pero también para conseguir llegar a ser feliz en algún efímero momento.

Finalmente, también me parece importante recalcar que en la película sí que aparece la figura de Batman, un Batman niño y con un traje marrón de familia acomodada.

Esta no es una película de superhéroes, sino de una persona que radicaliza y cambia su forma de ser para no sentir dolor ninguna vez más.

Sandra Cepeda

Estudiante de Comunicación Audiovisual entre otras muchas cosas como eso de intentar ser actriz. Me gusta el cine y por eso, en esta web, escribiré sobre películas que me llamen la atención.

Esta entrada tiene 2 comentarios

  1. Sandra me has animado, iré a ver la película, no la tenía seleccionada, ahora si.

  2. Tras leerte, he decidido ver la pelicula que la habia descartado, das un enfoque que no han sabido contarme quien lo ha visto y me resulta muy interesante.Muchas gracias.

Deja un comentario

Cerrar menú